0 Producto(s) - 0,00 €

Artículo(s) añadidos recientemente

No tiene artículos en su carrito de compras.
Comparar 0 Producto(s)
No tiene artículos para comparar.
  1. Inicio
  2. Blog
  3. Mejores consejos para cambiar la válvula de un fregadero

Mejores consejos para cambiar la válvula de un fregadero

El fregadero está integrado por una serie de piezas cuyo correcto funcionamiento es vital para el uso de este elemento tan importante de las cocinas. Todas y cada una de las piezas que lo integran actúan como un engranaje para que tú puedas beneficiarte del uso del fregadero.

Desde elementos externos, como la grifería, hasta las pequeñas piezas que mantienen todo perfectamente ensamblado, el óptimo funcionamiento del fregadero depende de todos ellos. Sin embargo, el uso prolongado, los daños producidos por la cal o la acumulación de suciedad y restos orgánicos, causan el deterioro del fregadero y, muy especialmente, de otros elementos como las válvulas de desagüe.

Oferta de grifo de osmosis extraíble

Este accesorio imprescindible de los fregaderos frena el paso de restos o alimentos sólidos por el desagüe, impidiendo, así, su llegada a las tuberías y la posterior creación de atascos. Por ello, es de vital importancia que la válvula del fregadero se encuentre en perfectas condiciones para cumplir con su función.  Ante los síntomas de desgaste, la mejor solución posible será sustituir la válvula del fregadero por otra nueva.

Si quieres saber cómo cambiar la válvula de un fregadero, estás en el sitio adecuado. Te contamos las mejores tips para que el reemplazo sea un completo éxito.

Prepara todo lo necesario

Antes de lanzarnos a sustituir la vieja válvula por otra nueva, habremos de echar mano de una serie de materiales y herramientas.

  • Llave de tubo
  • Alicates de punta larga
  • Masilla de fontanero
  • Espátula

A continuación, pasamos al siguiente paso para cambiar la válvula de fregadero.

Compra la misma válvula

A fin de evitar posibles incompatibilidades por tamaño o diseño, opta por comprar la misma válvula de desagüe que tenías instalada, pues así te asegurarás que, tanto en forma como en medidas, encajará a la perfección.

Toma fotos

Porque una imagen vale más que mil palabras, tomar fotos de cómo está montado el sistema, qué partes conectan entre sí y cuál es el resultado final que deberíamos obtener, nos ayudará enormemente una vez hayamos desmontado todo y empecemos a instalar la nueva válvula.

Por lo general, la válvula de desagüe está integrada por dos piezas, una superior y una inferior. Ambas se encuentran unidas entre sí por cada lado del fregadero. En algunos modelos, las válvulas pueden llevar junta de goma en la parte superior. Por lo que respecta a la inferior, siempre encontraremos dicha junta de goma.

Aprovecha para limpiar

Dado que vamos a desmontar una parte del fregadero, aprovecharemos para dar una limpieza al sifón y los conductos internos del mismo. Esto favorecerá la correcta circulación de agua, prevendrá atascos y alargará la vida útil de tu fregadero.

Antes de desmontar ninguna pieza, sitúa una cubeta debajo de los tubos y conductos para que toda la suciedad del sifón caiga dentro de ella.

Desmontaje

A continuación, pasaríamos a desmontar el sifón, ubicado en la parte inferior del fregadero, y retirar las válvulas. Por lo que respecta a la parte superior, desatornillaremos y retiraremos la rejilla.

Montaje de rejilla y válvulas

A continuación, colocamos la rejilla en el interior del fregadero, sobre el orificio de evacuación de agua. El tornillo de sujeción lo colocaremos en el centro de la rejilla. Instalamos la junta de sellado en la parte exterior del accesorio y colocamos la válvula de desagüe en la parte inferior.

Para finalizar, apretamos el tornillo con cuidado, para unir todos lo elementos y que queden sujetos.

Atornilla pero no exceso

¡Tip! No aprietes en exceso los tornillos hasta no haber terminado con todo el proceso. Bastará con apretar con nuestras manos y, cuando comprobemos que la sustitución de la válvula ha sido un éxito, procederemos a apretar los tornillos.

Ajustar los tornillos en exceso podría dañar el mecanismo, por lo que te recomendamos ser cuidadoso en este punto.

En otros casos, no emplearemos el típico destornillador de estrella. La herramienta más adecuada para ajustar la válvula al fregadero dependerá del tipo de mecanismo que estemos instalando. En muchas ocasiones, necesitaremos una llave de tubo.

Por otra parte, si el tornillo de sujeción se encuentra en el centro de la rejilla, se recomienda utilizar dos destornilladores planos.

Manguitos y pieza central

Los manguitos son los accesorios encargados de unir las válvulas al sifón. Habremos de situarlos a la altura adecuada y ajustarla para que, el desagüe, conecte correctamente con la tubería de evacuación, situada en la pared.

Conexión del sifón

Tan solo nos queda un paso. Conectamos la pieza central del desagüe al sifón y pasamos a verificar que las juntas de goma continúan en la posición adecuada.

La buena colocación de la junta de estanqueidad, más gruesa que el resto de juntas del desagüe, es de vital importancia para impedir las filtraciones de agua al abrir el grifo. Asegúrate de colocarla en la posición adecuada y que esté centradas. Además, ten cuidado de que, mientras aprietas la válvula, no se desvíe.

Una vez nos hemos asegurado de que todo está en su lugar, conectamos el sifón al tubo de desagüe.

La prueba final

Una vez hemos terminado de montar la válvula y hemos conectado el sifón, tanto en la parte inferior, como al sistema de evacuación, habremos de verificar si el sistema presenta algún tipo de fugas.

Para ello, cerramos la válvula desagüe y llenamos el fregadero hasta su máxima capacidad. A continuación, abrimos la válvula. De esta manera comprobamos, por un lado, la estanqueidad del sistema en condiciones de máximo caudal, y, por otro lado, la ausencia de fugas.

Si quieres asegurarte al 100%, puedes tocar con los dedos las juntas para verificar si hay goteos.

Deja un comentario